Gabriel Aúz

Soy Gabriel Aúz, Educador Social especializado en adicciones, y ayudo a personas con problemas de ludopatía. 

Trabajo en la intervención directa en adicciones desde el año 2007, en diferentes ámbitos dentro de las adicciones: patología dual (adicciones y enfermedades psiquiátricas), trabajo en prisión (en módulo terapéutico intrapenitenciario), en comunidades terapéuticas, y he trabajado con personas diferentes adicciones, tanto con sustancia, como comportamentales. 

Soy miembro del Colexio de Educadoras e Educadores Sociais de Galicia, con el número de colegiado 5351.

La intervención en adicciones y la vocación social

Mi vocación social viene de muy joven, desde que mis padres me involucraron en la Asociación de Vecinos del barrio en que vivíamos, que luchaba por solucionar las graves carencias que sufría en la España de la transición democrática. 

Me crié en un lugar y un momento complicados, en una ciudad industrial de la España de los ’80, un momento en el que la violencia y las drogas causaron estragos en las barriadas obreras del país. Muchos de mis amigos de juventud tuvieron problemas de adicción, y conocí de cerca el dolor de la pérdida y el sufrimiento que una adicción entraña.

Por suerte yo elegí otros caminos, pero aquella experiencia tan dura resultó a la larga muy valiosa. Gracias a ella, no sólo entiendo el problema desde sus diferentes enfoques: profesional, humano, personal, sanitario, familiar… sino que además estoy firmemente comprometido como parte de la solución del problema. Sé que una adicción puede superarse con esfuerzo, constancia y la ayuda adecuada.

Lo social, aunque siempre fue algo que me interesó, llegó profesionalmente como una vocación tardía. Antes trabajé en diferentes oficios, normalmente relacionados con la creatividad y la cultura.

En 2007 comencé un voluntariado en Proyecto Hombre, una gran institución que trabaja con personas con problemas de adicción. Poco después surgió la posibilidad de trabajar allí.

Creo que la acción tiene que ir siempre de la mano de la investigación y la formación continua, y en esto me esfuerzo cada día, por lo que he hecho cursos con los principales especialistas del país, en campos como la prevención de adicciones, el tratamiento de ludopatías, perspectiva de género aplicada a las adicciones, etc. 

 

Otras experiencias profesionales

Antes de trabajar como educador social tuve muchos otros oficios, normalmente relacionados con la creatividad, la comunicación y la cultura. Fui fotógrafo y, sobre todo, productor de espectáculos, trabajando para diversas empresas o por cuenta propia. 

Además realicé colaboraciones puntuales en prensa, radio y televisión, tratando de conectar mis inquietudes culturales con la comunicación, una aptitud que me resulta imprescindible en mi oficio actual.

Todas estas experiencias resultaron de utilidad en mi oficio de educador social, ya que pude aplicar muchas de ellas en tareas de animación sociocultural.

Si quieres conocer algo más de mi experiencia profesional, puedes consultar mi perfil de LinkedIn

Cómo trabajo

El método con el que trabajo en se basa, sobre todo, en promover cambios en el estilo de vida, que puedan mantener a la persona alejada de la adicción.

Para ello me apoyo en mi vocación humanista (de hecho cursé también estudios de Humanidades), mi capacidad de comunicación, mi empatía, y mi alto compromiso con la problemática de las adicciones.

Creo que en la adicción influye mucho la educación de género que hemos recibido. Cómo hemos aprendido a relacionarnos desde estereotipos que pueden condicionar el modo y el inicio de los consumos. Por eso me gusta introducir aspectos de género en mi trabajo como educador.

Mi relación con la creatividad y la cultura

Empleo buena parte de mi tiempo libre en la literatura, la escritura, el cine, la cultura o el arte, aficiones que van dejando un poso que se refleja en toda una forma de entender la vida.

Disfruto escribiendo y participando en diferentes proyectos creativos, hablando de libros y películas, algo que me gusta reflejar en este blog. Mi proyecto más reciente y ambicioso es Sal en la memoria, el libro que escribí en base a las fotografías del fotógrafo Jorge Meis, al que me une una antigua amistad, y en el que contamos con la colaboración, cuando llevamos el proyecto a escena, con el músico Manuel Carballo.

No es raro que el cine, la literatura y el arte se cuelen a menudo en mis conversaciones, como una forma de expresar mi forma de entender la vida. Es algo que forma parte de mí como persona, y que no puedo ni quiero separar de mi experiencia profesional.

¿Hablamos?

Si quieres contactar conmigo, puedes hacerlo a través del formulario de contacto: