‘Sal en la memoria’ (XV): El diseño

Aquella reunión de amigos en la que empecé a hablar públicamente de que Jorge Meis y yo estábamos trabajando en un libro conjunto, en el que él aportaba sus fotografías y yo mis textos, había sido de lo más fructífera por el número de colaboraciones que surgieron.

Colaboraciones como la de Simone Saibene (que finalmente se frustraría), la de Manolo Carballo, que insistió en llevar a directo lo que era un proyecto literario y fotográfico, y la de Iago Nóvoa y Andrés Nóvoa, que apostaron por el proyecto, no sólo como un directo, invitándonos a participar en su festival Vivir Vilamarín, sino también invirtiendo generosamente su tiempo y saber, aportando el diseño para el libro, desde el trabajo de su estudio de diseño y arquitectura, 988.

El diseño

Un libro como el que Jorge y yo nos traíamos entre manos exigía un diseño cuidado, por lo que era necesaria la participación de profesionales que se involucraran en el proyecto. Habíamos intentado contactar con algunas personas, pero por unas razones o por otras, la colaboración no llegó a cuajar.

Todo cambió cuando 988 se involucró en el proyecto.

La comunicación con ellos fue fantástica desde un primer momento. Aparte de disfrutar de las vistas y la calidez de su estudio, nos entendimos muy pronto. Iago, Andrés y Dani, el tercer socio del estudio, son personas con sensibilidad artística, enfocadas a la satisfacción del cliente, capaces de involucrarse en los proyectos, contagiando entusiasmo y motivación.

Daniel, Andrés e Iago, de 988

El primer día fue de toma de contacto, interiorización del sentido del proyecto, recabar información, conocernos con mayor profundidad. La siguiente vez que nos encontramos fue para ofrecernos una propuesta de diseño que me pareció una maravilla, aunque tanto a Jorge como a mí, en algunos aspectos, nos costó adaptarnos.

Jorge y yo estábamos muy satisfechos, aunque había cosas que nos sorprendían, que necesitamos nuestro tiempo para digerir. Finalmente nuestra decisión fue aceptar el proyecto sin poner ningún problema. Confiamos ciegamente en su criterio como diseñadores.

Su propuesta en cuanto al formato ha sido rompedora para nosotros y nos ilusiona especialmente la posibilidad de ver nuestro libro, en el que tanto cariño y energías hemos puesto, convertido en un objeto, lleno de belleza, tanto en su forma como en su contenido. Estamos poder tenerlo en las manos, pero también que puedas tenerlo tú y disfrutarlo, al menos un poco de lo que nosotros hemos disfrutado con todo este proceso.

(Continuará)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.